Arthur Rubinstein *s - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Arthur Rubinstein *s

Colección y Consulta

Fragmento:
Heroica
Polonesa de Chopin.

Arthur Rubinstein


Por: Sulamita Konigsberg


Hace tiempo que escuché a Arthur Rubinstein, la impresión que me causó fue imborrable. Nos electrizó a todos los ahí presentes en el Palacio de Bellas Artes, con su ejecución de los grandes maestros de la música y llegó un momento, en que ya no sabía si admirar más al intérprete que al compositor.
Arthur Rubinstein tenía carisma, preseny poseía el "joie de vivre" que siempre lo caracterizó. Su gran amor y profunda entrega a la música se podía sentir al escucharle. La música me habla -decía- y yo hablo con ella, sobre todo con la música de Chopin, de la cual fue un gran intérprete.
Indiscutible gran pianista, se dio a conocer primeramente a través de sus grabaciones a mede 1930. Fue el pionero de la era electró(en cuanto a grabaciones se refiere), hacienmás que Alfred Cortot, Vladimir Horowitz y Arthur Schnabel, famosos pianistas.
Grabó las primeras series completas de música de Chopin en la historia: "Los dos Conpara Piano", "los cuatro bellísimos Scherzos" -scherzo significa juego, aunque vade los Scherzos que Beethoven compuso, tienen carácter más bien dramático- los "Nocturlas "Mazurcas" y las "Polonesas"; eventualmente grabó todo lo que Chopin compuso, excepón de los "24 Estudios" -que presentan dificultécnicas desde un punto de vista musical excepcional- los que grabó primero en LP y después en sonido estereofónico.


Pero las primeras series grabadas fueron las que introdujeron a los amantes de la música a conocer la música de Chopin y al extraordinario pianista que fue Rubinstein. Los discos demostralo que era capaz de ofrecer en un Concierto: su maravilloso sonido, su vitalidad y gran técnica, así como su ritmo infalible, el sentido que daba a una frase musical, la intensidad de sus interpretay el placer y la alegría que emanaba de ellas. Aunque su forma de tocar cambió con los años, nunca perdió lo que hemos mencionado "la alegría de vivir", que lo hizo ser diferente a todos los demás pianistas.
Sus ideas acerca de la música, fueron a un tiempo románticas y modernas. Nacido en 1887, creció con el sonido romántico en sus oídos. Para los románticos el sonido en si, era algo estético, ya fuera producido por la voz, el piano o el violín. Un artista debía producir un sonido bello, y la técnica adecuada que hiciera del sonido un uso expresivo.
Rubinstein poseía el sonido; su sonido era rico, variado, sutil o poderoso, según se requería, pero nunca forzado o desagradable; esto era lo que tenía en común con los románticos. Por su forma de tocar difería en varios aspectos del Romanticismo del siglo XIX. Guardaba más el ritmo, respetaba el texto, nunca se tomaba libery nunca trató de deslumbrar con su virtuosismo por el virtuosismo en si; en este sentido era más moderno que la mayoría de los virtuosos del siglo XIX y la idea de que él trajo una nueva luz a Chopin, es errónea. No tiene sentido pensar que él era el único que podía interpretar verdaderamente a Chopin. Pianistas famosos como Rachmaninoff, Joseph Lhevinne, Beno Moisewitsch, Guiomar Noväes, entre otros, fueron grandes intérpretes de Chopin, cada uno con su propia individualidad, pero con ciertas cosas en común: un sonido con una estéideal, conocimiento de la arquitectura arónica, disciplina y técnica. Rubinstein poseía todo esto, pero además su concepto más moderno, hizo destacar más la melodía que la estructura interna.
En su autobiografía, está en desacuerdo con la forma de interpretar Chopin, ya que mupianistas conceptuaban a Chopin de una manera peculiar: algunos exageraban el sentimentalismo, o lo tocaban delicadamente, como débil, puesto que Chopin padecía de tuLa concepción que Rubinstein tenía de Chopin era diferente; tenía la convicción de que Chopin era un poderoso creador masculino, completamente independiente de su condición física.

Nunca hubo en las presentaciones de Arthur Rubinstein una forma afectada de tocar, todo era claro, sano, inspirado y lleno de poesía. Tenía la técnica necesaria para lograrlo, y si alguna vez hubo una momentánea pérdida de memoria en un pasaje difícil, o determinadas fallas técnicas, esto se debía a su disgusto a practicar horas enteras. Decía que un pianista nato, no debía practicar más de dos a tres horas al día.
Rubinstein nació en Lodz en enero 28 de 1887 y fue un niño prodigio; a la edad de tres años tocó para Joseph Joachim -el genial y más grande violinista del siglo XIX- que lo animó en sus estudios. Hizo su debut a los siete años y regresó a Berlín en 1897; Heinrich Bart, fue su maestro de piano. A los trece años hizo su debut oficial, tocando el Concierto de Mozart (K488) dirigido por Joachim y comenzó a dar conciertos. Tamén descubrió los trajes elegantes, alimentos de suprema calidad, cigarros, vinos y coñac, quefascinado. Se volvió el hombre del moen Berlín.
También tomó clases con Paderewski, el cual no le causó mayor impresión. En 1906 hizo su primera gira por América; debutó con la Orde Filadelfia, interpretando el Concierto de Saint-Saënz en sol mayor. Se le reconoció solamente como un pianista talentoso; debo confesar dijo Rubinstein, que soy de la misma opinión.
Regresó a Europa e hizo de París su lugar de estar, manteniéndose de acompañante, dando conciertos, tocando solos en las fiestas, etc. Hubo sólo una mala época -comenta en sus memorias- en la cual intentó suicidarse.






Regreso al contenido | Regreso al menu principal