Después del Diario - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Después del Diario

Colección y Consulta

Por: Miki Dániel

La mayoría de personas hemos visto la película "El Diario de Ana Frank". Una historia basada en ese diario que escribiera una niña judía durante la Segunda Guerra Mundial, cuando ella y su familia se ocultaron de los nazis, en el ático de lo que fue la oficina de su padre. En este artículo basado en un programa de televisión estadounidense, a base de entrevistas de sobrevivientes de campos de concentración, se aclara y amplía la información, sobre la suerte corrida por Ana y su familia.

El Diario de Ana Frank se detiene abruptamente el día I de agosto de 1944, unos días antes de que su esconfuera descubierto y fuera conducia un campo de concentración. Siete meses más tarde Ana muere en Bergen-Belsen, sin haber cumplido los 16 años; unas cuantas semanas antes de que todos fueran liberados.
Sabemos bastante acerca de la vida de Ana Frank en el ático de Amsterdam y muy poco se sabe de los últimos siete meses de vida. El año pasado el productor alemán Willy Lindberg, con la ayuda de siete mujeres que sobrevivieron a aquellos campos, logró recopilar la historia de sus últimos días.
Comenta Lindberg que los pasos seguide la familia Frank, después de que ella escribiera su diario eran muy escasos, a excepción de las noticias que el propio padre pudo recopilar, precisamente por sobrevivientes del Holocausto. Por ello se decidió a averiguar lo sucedido y llevar la verdad a todos esos lectores que han sabido de esta funesta historia. Afortunadamente todavía hay testigos oculares que pueden contar lo sucedido, siendo otra de las razones que impulsó a este productor, el hecho de insistir en las vidas truncadas por el Holocausto, para no olvidarlo.
Ana, apenas tenía 12 ó 13 años cuando con su familia se ocultó en Amsterdam. Ya descuel 8 de agosto de 1944, Ana, su padre, su madre y su hermana Margot, fueron enviados por tren al centro de detención nazi en Holanda. Allí Ana y su familia hicieron amistad con varias mujeres y compartieron los siguientes meses de penurias.
Bloeme Evers-Emden recuerda a los Frank, pues fue la primera familia que encontró después de su arresto. Comenta que ya los conocía desde la escuela identificándose por ese hecho.
Janny Brandis Brilleslijper comenta, que aquel día les ordenaron a todos abandonar las barracas, incluyendo a la familia Frank.
Ronnie Goldstein Van Cleef comenta, que en el centro de detención nazi en Holanda, conoció a la familia Frank y se sorprendió que todos estuvieran juntos.
Lani Dejening von Naarden agregó, era una famuy culta y muy unida.
Rachel Frankfoorder añadió, Ana era un poco mayor que en la foto que todos conocemos de ella, pero muy alegre y sonriente. Supongo que ella, su madre y su hermana fueron enviaal departamento de bateías por unos días, pues allá iban todas las mujeres.
Entre estos testigos, siguieron relatando que Ana era una niña linda y que se rompía el corazón al ver gente tan joven en cautiveera aterrador, no había comida ni trabajo que le disa uno. Nos avisaron que había un nuevo transporte y todos estábamos aterrados, tratábamos de escapar al nuevo transporte y a toda costa no subir a él pues temíamos por nuestras vidas.
Debido al avance de las tropas aliadas, al parecer sería el último transporte de los trenes nazis que llevaban a los judíos desde Holanda hasta el territorio nazi. El tren partió el 3 de septiembre de 1944. La familia Frank abordó el transporte, al mismo tiempo que nosotras. En su interior había un cubo para nuestras necesidades primarias, pero con 70 personas se llenó por completo después de una hora. En verdad era aterrador ver a gente amable que se volvía agresiva ante tanto espanto e incomodidad.
Después de tantas horas de estar de pie, era tal el cansancio que uno deseaba apoyarse en algo, sólo lográbamos dormir un poco, apoyándonos uno contra el otro. Al bajar del tren, nos llevaron a una pequeña oficina en donde sólo habíamos mujeres, allí formadas en fila, nos tatuaron en el brazo.
Nuestra llegada a Auschwitz fue la mañana del 6 de septiembre. De las 1,019 personas que conducía el último transporte, 549 -incluyendo niños de menos de 15 años- fueron asesinados en las cámaras de gas, el mismo día que llegaron. Ana fue separada de su padre Otto y jamás lo volvió a ver. Ella escapó de la muerte por gas, porque parecía mayor de sus 15 años.
Posterior al tatuaje en el brazo, teníamos que abrir la boca para que nos revisaran los dientes; luego nos llevaron a otra habitación, donde debíamos desvestirnos.
Pensé -dice Bloeme- y me dije este es el final de todo. Ana estaba frente a mí en la fila, teníamos una vasija y después con una tetera nos servían algo parecido a café o té. Ese líquido lo compartimos bebiendo del mismo recipiente, tres o cuatro tragos cada quien, tragos que contábamos pues era sumamente escaso. Yo se lo pasaba a Ana y ella tomaba su ración y se la pasaba a Margot, quien estaba a su lado, siendo eso nuestro desayuno; por lo menos teníamos algo caliente en el estómago.
La madre de Ana estaba desesperada, ella guardaba su pan para dárselo a sus hijas y en una ocasión me tocó ayudarla para cavar un hoyo bajo las barracas de madera y esconder algo de alimentos.
En octubre de 1944 las tropas rusas se encontraban a 100 kms. de Auschwitz. Los prisioneros fueron trasladados a otros campos de concentraón, permaneciendo la madre de Ana en Auschwitz, mientras que Ana y su hermana Margot, fueron enviadas al campo de Bergen-Belsen. Allí Ana enconó a una condiscípula de nombre Lies Goosens, quien narra lo siguiente:
El encuentro con Ana, fue terrible; ambas empezamos a llorar, ella no sabía que mi madre había muerto, yo tampoco sabía nada de sus padres, pero suponíamos que habían muerto. Posteriormente pensé que si hubiera sabido que por lo menos su padre aún vivía, ella habría sido más fuerte y tal vez con mayores deseos de seguir viviendo.
Aunque en Bergen-Belno había cámara de gases, las condiciones eran tan malas que las personas morían de enfermedades, como la de tifoidea, que arrasó el campamento, muriendo Ana y su hermana Margot.
Era muy difícil reconocer a Ana, pues su cabello era muy corto y en general su aspecto era muy desobre todo nuestros cuersiempre estaban fríos, en pleno invierno y sin tener ropa ni mantas, exponiéndonos a seguras enferme
Yo recuerdo a Ana, tirada en el piso, envuelta en una manta y con mucho miedo, pues tenía en la poca ropa que llevaba y la misma manta, toda clase de bichos. Las niñas Frank, ya estaban muy debilitadas, era claro que ya padecían de tifoidea. Con rostros macilentos y cuerpos esqueléticos, las encontré cuando fui a visitarlas. Unos días más tarde, volví a ir, pero en esta ocasión sólo encontré a Ana, contándome que Margot había caído al suelo -que era de cemento- muriendo por el golpe. Un día después Ana también murió.
Fue terrible, las dos hermanas murieron casi al mismo tiempo en el mes de marzo de 1945. El campo fue liberado por los británicos el 15 de abril de 1945. Edith Frank, la madre, murió en Auschwitz, el 6 de enero del mismo año y Otto, el padre, fue liberado por los rusos el 27 de enero de 1945.
El 15 de julio de 1944, después de dos años de ocultarse de los nazis en el pequeño ático y a sólo una semana de ser capturada, Ana Frank escribió lo siguiente en su diario:

" A pesar de todo, aún pienso que las personas son buenas en su interior ".





Regreso al contenido | Regreso al menu principal