Informe 2011 OMC - Intelecto Hebreo

Son las:
03/11/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Informe 2011 OMC

1er Lustro Rev. Foro

Informe 2011 de la Organización Mundial del Comercio

Por: León Opalín         (Economía)
(Agst/11)

La Organización Mundial del Comercio (OMC) en su Informe 2011 realiza un análisis detallado de los denominados Acuerdos Comerciales Preferenciales (ACP), los cuales están resultando cada vez más complejos por que “incluyen pactos entre regiones, a la vez que países o dentro de las regiones”. La mitad de los 300 APC en vigor en el 2010 no eran estrictamente regionales, y el aumento de los interregionales ha sido particularmente pronunciado en la última década. Al mismo tiempo, son muchos los productos que siguen excluidos del acceso preferencial, en este sentido sólo el 16.0% del comercio mundial de mercancías recibe trato preferencial y la mayoría de los sectores “sensibles siguen siendo sensibles en los ACP”.

En este contexto, la OMC considera que las economías avanzan hacia una integración más profunda, que va más allá de los aranceles y otras medidas fronterizas y cada vez más incluye políticas internas, como la reglamentación de servicios e inversión; la protección de la propiedad intelectual y las políticas de competencia. Así, en el Informe se señala que los ACP profundos reflejan cambios significativos en la economía mundial, entre otros, el crecimiento de las redes de producción globales, que requieren de una reglamentación y una supervisión mejoradas y más amplia en diferentes esferas que podrían aplicarse a los bienes, servicios y las inversiones de todos los países y no sólo a los miembros de los ACP. De aquí la conveniencia que la OMC pudiera promover la coherencia entre regiones con reglamentaciones divergentes, empero, no en competencia, que causan en la práctica la fragmentación geográfica o incrementan los costos del comercio. Por otra parte, se plantea la necesidad de que la OMC promueva un entorno comercial más estable y sólido, en el que los diferentes enfoques de política comercial se apoyen mutuamente y que se equilibren de manera equitativa los requerimientos de todas las naciones.

Sin embargo de acuerdo a la OMC, el dinámico aumento de los ACP no ha sido acompañado de una expansión concomitante de las corrientes comerciales que reciben trato preferencial, lo cual no debería ser si se tiene en cuenta que los aranceles se han reducido considerablemente desde el fin de la segunda guerra mundial (los aranceles no preferenciales eran de 4.0% en promedio en el 2009).

En el Informe se reconoce que los ACP profundos plantean desafíos para el sistema multilateral del comercio por que pueden ser limitativos para este último, en especial, ser complicados para las normas de origen que son la forma en la que las autoridades de un país determinan de donde es originario un producto y si reúne en consecuencia las condiciones para recibir un trato preferencial. Igualmente, en los ACP los costos que pueden tener las empresas para ser sujetas al trato preferencial pueden ser más elevados que el beneficio que reciben por el mismo. Adicionalmente, los márgenes de preferencia son pequeños cuando se ajustan para tener en cuenta el acceso preferencial de que disfrutan otros exportadores. La proliferación de ACP hace que la diferencia entre las tasas básicas no preferenciales (NMF) y las tasas en el marco de ACP exagere la ventaja competitiva de los miembros de ACP, ya que cada vez más sus competidores disfrutan también de acceso preferencial al mercado.

En el Informe se identifican diferentes opciones para aumentar la coherencia en los ACP y el sistema multilateral del comercio, entre los que sobresalen, la corrección de las deficiencias en el marco jurídico; la adopción de un enfoque más matizado y no litigioso para considerar que los ACP en el contexto de transparencia y el intercambio de información en la OMC, y tratar, en cambio, de comprender mejor la manera en que los intereses de los países podrían tener también una base multilateral; acelerar la ejecución de un programa multilateral no preferencial para la apertura y la reglamentación del comercio; y multilateralizar el regionalismo, es decir, hacer extensivos los acuerdos preferenciales existentes de manera no discriminatoria a más asociados.

La OMC vislumbra más ACP profundos entre países en el futuro próximo en virtud de que se espera que las economías amplíen su apertura comercial ante la cual la adopción de decisiones resultará ineficiente en comparación con las decisiones adoptadas colectivamente; asimismo, considera que es posible que se necesite de una integración profunda para promover el comercio en determinados sectores y la integración económica en general.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal