Llorar Sin Vergüenza - Intelecto Hebreo

Son las:
31/03/2017
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Llorar Sin Vergüenza

Colección y Consulta

Por: André Moussali

En la mañana del 25 de febrero de 1942 se escuchó una fuerte exploón a bordo del Struma. En pocos minutos el barco, con 760 pasajeademás de la tripulación, se hundía en el Mar Negro.
Hoy en día se asume que el golpe de gracia que recibió el Struma (el cual fue condenado a una muerte segura tanto por los británicos como por los turcos), fue perpetrapor un barco de guerra soviético, quien se encontraba buscando navíos de las fuerzas del Eje.
David Stollier, único sobreviviente del Struma, fue encontrado más tarde, adheria un trozo de madera.
El Struma era una barcaza de pésimas condiciones: de apenas 16 metros de largo y 6 de ancho -una caja de sardinas construida en 1830-. Su función era la de carga, transportaganado por el Río Danubio.
Con el fin de salir a ultramar, el barco, por primera vez, fue provisto de un motor. En él se embarcaron cerca de 800 judíos de todas partes de Rumania. Familias enteras rogaron y suplicaron el poder subir en él para salvar sus vidas. Estos judíos huían de los pogroms, la hambruna y las enfermedades. Ya habían presenciado como colgaban (cual si fuesen ganado) a venerables rabinos y líderes de la comunidad judía en los centros de las ciuda


Dicho grupo, además de numerosos niños, contaba con 269 mujeres. Algunas de ellas embarazadas... Sólo 5 personas llevavisas válidas para entrar a Eretz Israel. Asimismo, había 20 doctores, 10 ingenieros, 15 abogados y 30 hombres de negocios. Jóvey ancianos, todos reunidos en el puerto de Constanza, en Rumania, el 8 de diciembre de 1941, con el objeto de iniciar su viaje hacia lo que creyeron era "la salvación".
Durante 4 días, los oficiales de migraón examinaron sus pertenencias. En realirobaron todo lo que pudieron: vestimenjoyas y lo más importante, alimentos. Así que los viajeros iniciaron su peligroso recorrido sin la ropa suficiente, con pocas mediy con escasa comida.
De alguna forma, el barco pudo zarpar de Constanza el 12 de diciembre de 1941. De inmese dieron los primeros problemas con el motor. Apenas llegaba al Mar Negro, cuando el motor se paró por completo.
Los ingenieros a bordo trataron de repay aun estando en las aguas territoriales rumanas, el Struma envió su primera llamada de auxilio: SOS.
El 13 de diciembre de ese mismo año, un barco rumano se acercó al Struma. El capitán ofreció arreglar el motor por una suma cuantiosa, finalmente accedió a hacerlo por la cantidad en efectivo de $1,100 dólares, que es todo lo que los pasajeros tenían. Se sumaron, claro está: anillos de bodas, relojes de oro y otros objetos que pudieron ocultarles a las autoridades migratorias rumanas.
El motor trabajaba durante media hora y se paraba 3 horas. En dicho estado -sin luces, sin contacto de radio- el Struma alcanzó a arribar al puerto de Estambul, Turquía, el 16 de diciembre. Ya no podía continuar. El motor se había muerto y el barco no se podía mover.
El viaje, que debía haber tomado 14 horas, duró 4 terribles días. Es más, pudo haber finaliahí mismo, si no fuera por las quietas aguas del mar.
La esperanza residía en que, una vez en Turquía, se les permitiera a los refugiados entrar a la tierra de Israel. Esto de acuerdo a los miles de certificados que las autoridades británicas habían otorgado a la Agencia Judía, los cuales no habían sido utilizados pues Europa se encontraba en plena guerra.
El capitán del Struma solicitó asilo tema las autoridades turcas. Explicó que el barco estaba imposibilitado y que no podía naYa casi no había agua ni alimentos para la gente a bordo.





Aun así, las autoridades británicas infora los turcos que bajo ninguna circunstanse les permitiría a los refugiados la entrada a Palestina. Gustosamente los turcos obedecieron y no dejaron que los judíos desembarcaran. El Primer Ministro de Turquía manifestó, sin reque su país no podía ser refugio o patria adoptiva de "gente indeseable para todo el mundo".
El ataúd flotante sirvió de hogar durante 31 días, a esos pobres desamparados, que apiñasin facilidades para el aseo, hambrientos, medio muertos de frío, carecían de las más altas prioridades: alimentos y agua.
La Agencia Judía rogó a los responsables británicos que dejara al Struma entrar a Israel, ya que se trataba de refugiados que escapaban de la amenaza de la aniquilación. Los británicos ni siquiera se dignaron en contestar.
Después de algunos días, aceptaron. Pero el permiso solamente era válido para los niños. Desgraciadamente, esta orden no la comunicaron a los turcos a tiempo. El 23 de febrero de 1942, el Struma, rodeado de navíos de guerra fue arrasde vuelta hasta el Mar Negro. Para el 24 de febrero ya no había agua, ni comida y ni una gota de gasolina. Todos murieron.
Cincuenta años después, el 25 de febrero de 1991, los 150 participantes del IV Congreso del Periodismo Judío Internacional, que se llevó a cabo en Jerusalem, fuimos despertados a las 4:00 a.m. para ir al Aeropuerto Ben Gurión a recibir a los olim de la exURSS.
El avión de El Al traía consigo a 300 inmigrantes: jóvenes, mujeres, ancianos y niños. Todos con la esperanza de llegar a su patria ancestral. Para nosotros fue un espectáculo impactante... algunos que cargaban cámaras foáficas escondían sus lágrimas tras las mirillas.
Veíamos a los viajeros de ahora, bajar con sus pocas pertenencias, algunos abrazados de sus perros, otros de sus niños. Con frases preparadas en ruso, balbuceamos palabras de bienvenida. Unos, con la ayuda del inglés, intentábamos enYo personalmente me acerqué a una atractiva mujer de rasgos eslavos y le pregunté: "¿Es usted judía?" Me contestó: "No, no lo soy, pero me pienso convertir". A lo que agregué: "Bienvenida".
Después de medio siglo después del Struma Israel, el Estado Judío recibía no solaa sus correligionarios, sino a aquellos que deseaban unirse a su destino.
En el frío de la mañana entonamos al unísono el Hatikva - "La Esperanza"... "De ser un pueblo libre en nuestra propia tierra..."

Entonces lloré... sin vergüenza.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal